Banderas que bailan juntas 

Hablamos de banderas, símbolos, emblemas, etc… Parece un debate anticuado, algo de lo que ya no se habla. Elementos vacíos que parecen no decir nada ni representar a nadie.

Muchas veces, en determinados sitios –y determinadas personas-, relacionan las banderas con el nacionalismo. Relacionan el orgullo de un país y su gente con el nacionalismo. Creen que quienes lucimos una bandera, por el hecho de hacerlo, despreciamos el resto de países, culturas o tradiciones.

Y no son otros más que ellos los que propician esos comportamientos nacionalistas.

Una de las mejores frases –y más veraces- sobre el nacionalismo –y/o racismo-, es que cualquiera de éstos se cura viajando.

Cuando viajas, conoces gente, culturas, tradiciones, idiomas, etc… En definitiva, abres tu mente al mundo y refuerzas tu tolerancia. O mejor dicho, te das cuenta de la importancia de la diversidad y la pluralidad, en un mundo que debe avanzar –aún más, si cabe- hacia la convivencia entre distintos, pero iguales.

Este verano, he tenido la oportunidad de disfrutar de un festival de música en Bélgica, al que acude gente de todo el mundo. Puede ser este lugar el que me haya echo reconocer todo lo que representa una bandera.

En este festival, todos acudíamos con la bandera de nuestros países, y con alegría y orgullo la lucíamos saltando y gritando al ritmo de la música.

Había banderas de todo el mundo… todos unidos por la euforia de la música.

Había de Turquía, justo tras haber sufrido el fallido golpe de Estado. También de Francia, justo tras recibir los ataques terroristas. También estaban Alemania, Israel, China, Reino Unido, EE.UU, Canadá, Holanda, España, Brasil, México, Ecuador, Colombia, Portugal, Andorra, Macedonia, etc…

En definitiva, un lugar en el que todos acudíamos con nuestras banderas, como símbolo de nuestra forma de vida, nuestra cultura y tradiciones.

Una imagen increíble, ver como a pesar de las pésimas noticias que vemos  a diario en un mundo lleno de violencia, banderas de todo el mundo se unen abrazadas para nada más allá de pasar unos días de alegría. Gente que incluso intercambiaba su bandera por la de otro país.

Una imagen que –a mi juicio- sobresalió sobre el resto, fue ver como un grupo de jóvenes, hondeaban una enorme bandera europea como símbolo de fraternidad. Como símbolo de la unión de países con culturas diferentes pero con unas mismas ideas y valores como la libertad y la solidaridad entre sociedades.

Sin mayores cuestiones, dedico lo anteriormente escrito a quienes se dedican a llamar “facha” o “fascista” a quienes lucimos la bandera de nuestro país, que es España, que es Europa, y que debe avanzar tanto hacia la integración europea como hacia la cooperación internacional.

En un papel pone que nací en el País Vasco, aunque cuando lo hice no entendía de fronteras. He crecido y ahora se lo que son, aunque lo que deseo son banderas que bailan abrazadas. Que bailan juntas; cada vez más juntas.

¡Viva España! ¡Viva Europa! ¡Vivan las banderas abrazadas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: