Puñetazo a la democracia  

Ante los acontecimientos violentos sucedidos hoy en Pontevedra durante un acto de campaña del Presidente del Gobierno Mariano Rajoy y candidato popular a la presidencia, se entiende que en toda democracia lo suficientemente madura, la sociedad debe ser firme en su repulsa y condena a semejante acto antidemocrático. Esto es lo que supuestamente debería haber ocurrido en España.

 

Sin embargo, mientras que todos los partidos políticos condenaban públicamente dicho acontecimiento, lo cual es digno de reconocer, podíamos también escuchar ciertos comentarios procedentes de diferentes energúmenos sociales, en los que trataban de justificar la agresión recibida, nada menos, que por el Presidente del Gobierno. La justificaban, se alegraban y se mofaban de él. Por otro lado, hemos visto que se convertía en tendencia en Twitter “Antonio Recio”. Y uno puede pensar en “humor satírico” o la alabadísima “libertad de expresión”. Lo preocupante llega cuando realmente la comparación entre realidad y ficción va totalmente enserio y como justificante, de nuevo, de la agresión.

Es intolerable que una agresión al Presidente del Gobierno, electo por los españoles, quede impune. Tanto la agresión como las justificaciones. Es conveniente, que por mucho que un Presidente no nos guste, que tengamos “recelo” hacia él, o que no compartamos la más mínima idea con él, recordemos que ha sido “puesto ahí” por un ejercicio de democracia como son las elecciones en el que la voz la tiene única y exclusivamente la sociedad.

Seguramente el responsable de este ataque a la democracia, que no al presidente, vaya presumiendo de ser “el más demócrata de todos”. En fin, lo más triste no sólo es que se haya dado un puñetazo al Presidente, sino que haya gente que tenga la indecencia de justificarlo. Nos creemos mejor que los políticos y así es como lo demostramos. Sentimos vergüenza cuando discuten en el Parlamento, pero buscamos argumentos a agresiones como esta.

Cuando entendamos que un Presidente, por poco que nos guste tanto él como su gestión, ha sido elegido en democracia y con la voz de los ciudadanos, en ese momento, podremos considerarnos demócratas. Hasta entonces, no tendremos con nosotros, ni de lejos, los valores que consigo lleva la democracia.

Un abrazo, demócratas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: