Salir del agujero

Resulta frecuente por parte de economistas de todo signo recurrir al abecedario para definir si la salida de las crisis económicas se prolonga más o menos en el tiempo.

Se conoce como crisis en “L” a aquellas crisis en las que la economía empeora rápidamente y la recuperación se prolonga durante un largo periodo de tiempo.  En contraposición se encuentran las crisis en “V”, donde tanto la caída como la recuperación obedecen a una evolución rápida. Por su parte, en aquellas crisis en las que existen ciertas recaídas en el proceso de recuperación se las caracteriza como crisis en “W”.

Vengo a introducir este artículo con los diferentes tipos de salidas, porque si bien todos tenemos claro que la caída ha sido rápida y profunda, estamos en el momento de implementar políticas económicas apropiadas para diseñar una salida lo más rápida posible, tratando de obedecer al esquema de una salida en “V”.

Sin embargo, si bien tanto políticos como economistas de todo signo señalaban en un principio que la salida sería rápida, cada vez son más voces las que apuntan a que la salida no será tan rápida como se preveía en un primer momento, sino que dependerá del tipo de políticas económicas implementadas por los diferentes gobiernos.

De las erróneas políticas que viene aplicando y anunciando el Gobierno de España, se vislumbra un horizonte pesimista en el que la recuperación será larga y dolorosa, tanto en cuanto afectará de forma perjudicial a las cifras de desempleo, incrementando de forma automática el gasto público mediante transferencias sociales.

A continuación, pasamos a analizar algunos de los indicadores más importantes y las actuaciones que se están abordando sobre ellos para tratar incidir en el proceso de recuperación.

Déficit público

Déficit acumulado 2019Previsión tras crisis Covid-19
2,80%9,5%

El déficit indica la diferencia negativa existente por la que los gastos son mayores que los ingresos. La previsión del 9,5% del déficit se encuentra entre las optimistas, pudiendo resultar finalmente superior a esta estimación. Por ponerlo en relación con la última crisis vivida, en el momento álgido de 2012 este parámetro se encontraba en 10,74%, y supuso un importante ejercicio de consolidación de las cuentas públicas tanto por parte del gasto como vía impuestos.

Producto Interior Bruto

Por su parte, el PIB ya ha experimentado una evolución negativa del -5,4% en el primer trimestre de 2020, y el FMI estima que el PIB anual de 2020 sufrirá una caída entorno al -8%. Sin embargo, vuelve a tratarse de una de las previsiones más optimistas, puesto que numerosos expertos señalan que la caída puede llegar hasta el -12%.

En el mismo informe, el FMI asegura que la tasa de desempleo puede alcanzar en España el 20,8%. Recordemos que el pico de la crisis de 2008 alcanzó una tasa de desempleo del 26,3%.

La evolución del PIB determinará la creación o destrucción de empleo, y el ritmo al que lo hará en sentido positivo o negativo.

Las medidas equivocadas del gobierno

Frente a los datos anteriores, el Gobierno ya ha anunciado medidas que van en la misma dirección que las llevadas a cabo en la crisis anterior por el gobierno de Zapatero, basadas en un incremento ilimitado del gasto público, y con el objetivo de hacer crecer la demanda a través de estas medidas. Lejos de tener efectos positivos, estas medidas ahondan en el problema, puesto que todo ese incremento del gasto viene financiado con más deuda, más déficit y más impuestos, al mismo tiempo que deteriora la confianza de los inversores en nuestro país, afectando negativamente a la prima de riesgo, e incrementando los intereses que hemos de pagar cuando salgamos al mercado a emitir deuda pública.

Lejos de apostar por un plan de consolidación que trate de frenar el crecimiento del déficit, el gobierno anuncia subidas de impuestos que, no con el objetivo de equiparar gastos e ingresos, pretenden financiar el creciente gasto público derivado del aumento de prestaciones por desempleo, renta mínima vital, etc.

Economistas de peso en sectores del socialismo y de la izquierda han comenzado a criticar esta praxis del gobierno, asegurando, como es el caso de Jose Carlos Díez, que es inviable suponer que un país como España puede soportar unas cifras de déficit de hasta el 15%.

Históricamente, resulta evidente que para solventar problemas como el déficit público, requiere de un adelgazamiento del peso del Estado, que conlleva la toma de decisiones impopulares, cuyo retraso en el tiempo acarreará la necesidad de que el ajuste deba ser cada vez más grande y más “doloroso”.

Frente a la consolidación vía incremento de impuestos, la austeridad mediante ajustes en el gasto alcanza los objetivos con mayor celeridad, aumentando también la confianza de inversores, y suponiendo efectos menos dañinos para el crecimiento del PIB, así como alcanzando importantes cifras de crecimiento económico en un menor plazo de tiempo.

Todo lo anterior representa, justamente, lo contrario a lo anunciado por el Gobierno, que va camino de cometer los mismos errores que los cometidos por Zapatero y a los que por desgracia nos tiene acostumbrados la izquierda.

La responsabilidad fiscal resulta crucial para entablar la recuperación económica que necesitamos, y no podemos ignorar la evolución de parámetros tan importantes como el déficit a la hora de tomar decisiones en política económica. Una subida generalizada de impuestos supondrá un estancamiento del consumo, reduciendo el poder adquisitivo y la renta disponible de las familias. Necesitamos un profundo ajuste del gasto corriente, así como el rediseño de la estructura del sector públco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: